Venid hasta el borde.
No, que caeremos.
Venid hasta el borde.
No, que caeremos.
Se acercaron al borde.
Los empujó, y volaron.

Guillaume Apollinaire

lunes

Genio, Fuerza y Magia

Escribí este poema en septiembre del 2003, (ese verano estuve en India, lo digo porque recuerdo que fue ese año, no creo que tenga que ver con estos versos, o como mucho, lo justo, todo tiene alguna relación aunque aparentemente no la veamos).

¿Me pierdo o despierto?

Cómo te extraño
y te sigo buscando
aún con las luces apagadas.

Me había acostumbrado a ti
y creía que vivir sería así

Te has ido desvaneciendo
sin darme cuenta
y ahora siento
que me estoy perdiendo

¿Así viviré a partir de ahora?

Contengo este velo de angustia
pero... ( ¿y vivir? )

Creo que siempre te he inventado,
por eso siempre has estado ahí,
bajo los focos, en vívidas historietas,
pero ahora no has quien la cuente
ni quien las escuche:

o eres o no eres.

"...la sabiduría: saber quién se es para así vivir de acuerdo a sus preferencias y construirse una vida como hábitat confortable. Es sabio quien consigue amar y ser amado, se apasiona con su quehacer, goza de la amistad leal e inteligente, y de los libros que puede leer una y otra vez, y de la música que no se cansa de oir, y de los cuadros que no cesa de ver... Y aleja y despacha fuera de su mundo lo que considera estúpido, cruel, feo, incluso incómodo. Sabio, luego feliz. Nada más (ni nada menos)." Carlos Castilla del Pino

'Saber quién se es para así vivir de acuerdo a sus preferencias', ¡casi nada!, te pasas media o entera vida descubriéndolo, quizás hacen falta varias vidas para llegar a lo que dice el doctor. O quizás si creemos lo que Goethe nos dijo "...en el momento en que asumimos un compromiso de manera definitiva, la providencia divina también se pone en movimiento. Todo tipo de cosas ocurren para ayudarnos (...) Cualquier cosa que puedas hacer o soñar, puedes empezarla. El valor encierra en sí mismo genio,fuerza y magia." ... En ello estamos.

domingo

Descubrir jugando = VIDA

Sólo a veces te alcanzo a ver
Sólo chispazos de ti
Sólo, cuando me estiro tanto,
mis dedos te pueden tocar.

A veces tú vienes sin más,
me pillas en otro lugar,
casi me doy cuenta
cuando ya te has ido.

Pero ahora sí te reconocería,
ahora podrías quedarte.

viernes

Ponerse en marcha

Lo curioso es que comencé a morirme 36 horas antes de nacer y para cuando nací estaba azul de cianosis (falta de oxígeno), con daño cerebral y parecía Quasimodo. Así empecé en esta vida. A los 18 años, en 1946, me dijeron que me quedaban un par de meses de vida. ... Había pasado cuatro años en un hospital en el que me desahuciaron varias veces, me extirparon 10 costillas y sufrí un colapso pulmonar. Tiempo después me volvieron a ingresar aquejado de asma y me dijeron otra vez que me iba a morir. El médico, que ni siquiera entró en la habitación, me dijo: 'No podemos hacer nada por usted, no tiene pulmones y no va a vivir mucho. Váyase a casa, siéntese en una silla y muérase'. Luego se dió la vuelta, se fue y me mandó la factura. Pero como no hago caso a la gente no me morí. Estando en casa tuve una experiencia espiritual, aunque no era consciente de ello, entonces. Me aterrorizó la idea de que iba a morir, el darme cuenta, y que antes me iba a decir a mí mismo: 'Fallaste, lo has jodido todo'. Me di cuenta de que tenía que hacer algo con mi vida, que tenía que escribir. Como sabía que no podía ir a la universidad a estudiar debido a mi enfermedad, me compré una máquina de escribir".
Hubert Selby (escritor norteamericano que empezó a escribir rondando los 40)

jueves

De tímidos

"Ya es hora de contarlo. Ítalo Calvino y Monterroso se vieron una sola vez en la vida. Alguien lo preparó todo para que cenaran juntos. Lo que Monterroso no sabía era que Calvino era un tímido de muchísimo cuidado. Y viceversa. Fue un encuentro tan absurdo como el que, por ejemplo, tuvo lugar entre Proust y Oscar Wilde (encerrado éste toda la noche en el lavabo al ver que Proust había acudido a la cita con sus padres).

En toda la noche Calvino y Monterroso no llegaron a cruzarse más de dos palabras seguidas. Para ser más exactos, Calvino sólo se atrevió a decirle ésto a Monterroso: "Yo he estado en Guatemala". Monterroso juzgó ridículo contestarle que él había estado en Italia, de modo que no le contestó nada. Y ahí acabó todo, ahí acabó su diálogo de tímidos."

Lo contó Enrique Vila-Matas hablando de la novela "La Vaca" de A.Monterroso

martes

Sin aliento

Por la mañana
la luz es clara, espectante,
el frescor alienta: sigue ....

hay una luz que hiere
cuando empieza la tarde.

Luego viene el anochecer
y trae el sosiego.

Mañana será otro día.

domingo

A veces

A veces cabalgo en la noche
a lomos de la locura
para llegar a la cordura
y poder estar contigo allí en el límite.

A veces me arrastra
la corriente oscura y brillante,

A veces me dejo engañar
para olvidarme,

A veces me dejo arrastrar,
me dejo engañar
porque quizás más allá,
atravesando los soles oscuros
se abre el espacio
donde la realidad
devuelve mis sueños
a mi ser.

...otro tiempo...otro lugar... ¿otro ser?

Y te vengo a buscar, de Franco Battiato

En busca del fuego

A veces:

Fuegos artificiales que no ascienden
sino que penetran la tierra
y abren camino a las raíces
que engordan, horadan
y avanzan con fuerza
hacia lo más profundo,
el motor de vivir.

No son fuegos artificiales,
es la hoguera incandescente.

(A veces se me permite vislumbrar)

sábado

Mirando, se ve

Enrareciéndonos
poco a poco, un poco más.

Resistiéndonos.
Sin manual de instrucciones.
Aburriéndonos,
Molestándonos,
Exigiéndonos: quiéreme.

Buscándonos
Alejándonos
Soportándonos
Adulándonos, por si acaso.

Mirándonos, sin ver o,
sin querer ver.

Sonriéndonos
para seguir tirando.

Hartándonos, de nosotros mismos,
de casi todo.

Golpeándonos
con la piel embrutecida
y el corazón descolgado,
extraño,
disecado.

Perdiéndonos.
Perdiendo.

"Nos encontramos en radical soledad, sólo a través de las palabras y del amor logramos engarzarnos a nuestros semejantes. Apenas hay otros puentes entre seres 'eternamente separados'.

Mirar el mundo, entenderlo y comunicarlo.

Somos lo que entendemos, lo que hablamos pero también quizás sobre todo lo que amamos" Emilio Lledó

Otro puente que nos engarza a los otros es el arte, cuando es comunicación, no exhibición, ahí también hay amor. Al final siempre es el amor pero hay que desprenderse de tanto para llegar a ello. Por donde hay que pasar es la humildad.