Venid hasta el borde.
No, que caeremos.
Venid hasta el borde.
No, que caeremos.
Se acercaron al borde.
Los empujó, y volaron.

Guillaume Apollinaire

martes

Summer

óleo s/lienzo (60 x 46 cms)


sábado

Sueños


“Sobre mi vida cae
enorme sueño negro
dormid, esperanzas
dormid, dormid, deseos”

Escuché a Verlaine,
dejé dormidos los deseos,
las esperanzas me dejaron a mí
y entré en el sueño negro.

¿Fue un sueño?
No.

Fue descender, desandar
para encontrar el silencio,
la mirada, la voz, … aletear
y comenzar el ascenso.

Los deseos,
ahora en duermevela.

Sueño en blanco con un ángel,
que con nueva voz, nueva mirada,
sin ataduras, sin deseos,
él venga a posarse.

Por eso entré en el sueño negro.


jueves

Hilos

Llueven hilos a medio colorear
Hilos lentos  que no se dejan coger
Hilos a merced del viento.

Si te ven quieto
y les miras
vienen a posarse y se quedan.

Hilos descolgados de muy lejos
Hilos húmedos sin color
Hilos gaseosos
que los han dejado caer.

Los pájaros tejen sus nidos con ellos,
Las arañas recelan de su fuerza,
Los gusanos hacen huelga,
hay marañas de hilos.

Hilos que por la noche brillan
y miran hacia arriba.
No deja de llover hilos,
siempre de noche.

Si los enlazas se enderezan
y parecen saber dónde ir,
hacia arriba,
de ahí vienen,
ahí van.

Hace noches que la luna se deshila.


What is that?

óleo s/lienzo (27 x 35 cms)

La corriente

óleo s/lienzo (82 x 60 cms)

Rising De-light

óleo s/lienzo (80 x 120 cm.)

miércoles

Escapadas

LA PASIÓN DE LO BREVE

[4] Lo amaba por su sombra más que por él mismo, y cuando el hombre –celoso por aquella costumbre- no la miraba, ella, juguetona, casi lasciva, corría detrás de la sombra, y, sumamente excitada, daba palmadas al aire. Fue una historia de amor en la esperanza, e incluso un día se tendió de tal modo que la sombra hubo de pasar sobre ella, y sintió un frío  feliz en las entrañas. Después nunca supo si el niño era de él o de la sombra.

[37] No aceptas la muerte –me dijo una muchacha a la que yo amaba-, porque no tienes conciencia de árbol.

[42] Quiero una rosa ácida –me dijo-. No importa el color. Sólo necesito que sea ácida. Una rosa con sabor a pomelo y olor a ropa limpia. Entonces supe que los inviernos con ella serían interesantes, y que la vejez llegaría llena de vértigos. Y me sentí feliz. 

[47] Es el amor al aire el que convierte al pez en pájaro. 

[142] La idea poética surgió como algo inmediato, corrió para escribirla y no pudo: Se hizo el poema encima. 


ANGEOLOGÍA

[370] Los ángeles se sienten especialmente atraídos por los cuerpos sin alas. 

[394] Cree el ángel en su inocencia que hay hombres de la guarda. 

[443] Los ángeles desean que la conversación decaiga para poder pasar. 

[464] Los ángeles, temerosos de la soledad, se hacen custodios. 

[476] Los ojos de los ángeles lloran sauces. 

[480] De la unión de Leda y el cisne nace un ángel. 

[482] Cuando el místico tuvo alas, se fugó con su ángel. 

[491] Hay una oficina de empleo para los ángeles de la guarda.

[496] El ángel ante un espejo se ve sin alas. 

[500] Y ella deseó fervientemente que no fuera un ángel, que fuera solamente un muchacho. 

[504] Para la anciana, la perpetua juventud de su ángel era una impertinencia insoportable. Y acabó despidiéndolo. 

[554] Vi en aquella playa a una muchacha celosísima que le mojaba las alas a su ángel para que no alzase el vuelo. 

[566] Soñé que dormía abrazado a un ángel, y al despertar, en mi lecho, una extraña pluma hacía prueba de mi sueño. 

“Crónica de la Lluvia” de RAFAEL PÉREZ ESTRADA (Edhasa)