Venid hasta el borde.
No, que caeremos.
Venid hasta el borde.
No, que caeremos.
Se acercaron al borde.
Los empujó, y volaron.

Guillaume Apollinaire

domingo

Aroma al viento


LXI


   Leyendo un claro día
mis bien amados versos,
he visto en el profundo
espejo de mis sueños
   que una verdad divina
temblando está de miedo,
y es una flor que quiere
echar su aroma al viento.
   El alma del poeta
se orienta hacia el misterio.
Sólo el poeta puede
mirar lo que está lejos
dentro del alma, en turbio
y mago sol envuelto.
   En esas galerías,
sin fondo, del recuerdo,
donde las pobres gentes
colgaron cual trofeo
el traje de una fiesta
apolillado y viejo,
allí el poeta sabe
el laborar eterno
mirar de las doradas
abejas de los sueños.
   Poetas, con el alma
atenta al hondo cielo,
en la cruel batalla
o en el tranquilo huerto,
   la nueva miel labramos
con los dolores viejos,
la veste blanca y pura
pacientemente hacemos,
y bajo el sol bruñimos
el fuerte arnés de hierro.
   El alma que no sueña,
el enemigo espejo,
proyecta nuestra imagen
con un perfil grotesco.
   Sentimos una ola
de sangre, en nuestro pecho,
que pasa… y sonreímos,
y a laborar volvemos. 


‘Galerías’ ANTONIO MACHADO


martes

In the Exit Art Gallery




18.01.2012 Olaya Pazos, Natalia Auffray, Mercedes Blanco y María Blanco-Cobaleda

domingo

Exposición 'Los Silencios y su paisaje'


Exposición 'LOS SILENCIOS Y SU PAISAJE'
Exit Art Gallery - Fundación Adolfo Domínguez
C/ Serrano, 5 - Madrid
del 19 de enero al 3 de febrero

lunes a sábado:  10.00 h - 21.00 h.
domingos: 12.00 h - 20.00 h.



viernes

Para compensar


Terminaba la década de los 40. No era una época fácil en Europa. La Segunda Guerra Mundial había dejado a Francia en ruinas. Jacques Cousteau, un joven oficial de la marina decide dar un vuelco a su vida, con la ayuda de sus amigos y un sponsor secreto, compra un viejo dragaminas fuera de servicio y lo bautiza “Calypso”, renuncia a la marina y convence a un grupo de buzos de acompañarlo en la gran aventura: Recorrer los mares del mundo filmando los fondos oceánicos.

Todos sus ahorros se gastaron en equipamientos, vendió su casa para costear el viaje, todo su pasado y su futuro estaban puestos en ese viejo barco. Partieron rumbo al Mar Rojo donde planeaban filmar su primera película.

Al llegar anclaron el barco cerca de la costa de Egipto y todos los hombres fueron al agua, en el barco sólo quedó la esposa de Cousteau, Simone.

Mientras que los buzos estaban bajo el agua el cielo se cubrió de nubes, la superficie del mar se encrespó, comenzó a soplar un fuerte viento. Los buzos no pudieron volver al barco, nadaron hacia la costa. Una vez ahí contemplaron al Calypso que se sacudía con cada golpe de ola, tironeando el cabo del ancla que se rompería inevitablemente. Cousteau temía por su esposa, una mujer delgada que no tenía idea de barcos ni de navegación.

Los buzos presos de impotencia esperaban la rotura del cabo del ancla para ver como todas sus ilusiones se hundían con el viejo buque.

El cabo se rompió en un estallido seco e inmediatamente se escuchó el motor del barco que se ponía en marcha, viraba a babor y se internaba en el mar de frente a la tormenta, al timón estaba Simone Cousteau y no parecía estar dispuesta a dejar hundir al Calypso, como no sabía nada de náutica decidió ir mar adentro donde no podría chocar con nada. Viajaba hacia la tormenta.

Ocho horas duró la lucha entre el viejo dragaminas y el mar, ocho horas donde una mujer sola, que nunca antes había estado en un barco, sacaba fuerzas de la nada para evitar que los sueños de su marido se hundieran ese día. Cuando la tormenta terminó llevó al barco hacia la costa que se veía a la distancia pero como no lo sabía atracar y ya no tenía ancla, simplemente lo dejó flotar a la deriva con el motor apagado esperando que los buzos, que miraban la maniobra desde tierra, se pudieran acercar a nado. Al llegar encontraron a una Simone que, ante la sorpresa de todos, los recibió con café caliente.

Pasaron muchos años y el viejo dragaminas se convirtió en uno de los buques oceanográficos más famosos del mundo, navegó por todos los mares y visitó todos los puertos. Cousteau llegó a ser gran explorador, científico y divulgador de los océanos.
 
Tito Rodríguez

(...nada...de cara a la tormenta...)

jueves

Por si acaso lo habíamos olvidado


El fin del mundo está un minuto más cerca

Los científicos creen que el accidente de Fukushima hace el mundo más peligroso que en 2010

PÚBLICO MADRID 11/01/2012

El accidente nuclear de Fukushima, la falta de compromiso internacional para frenar el cambio climático y los escasos avances en la reducción de los arsenales atómicos hacen que en 2012 el fin del mundo esté un minuto más cerca.

Es el mensaje simbólico que lanzó ayer el Boletín de Científicos Atómicos, un grupo que incluye a varios Nobel y cuyo reloj del fin del mundo se paró ayer cinco minutos antes de medianoche, momento que señala el final de la civilización. Desde 2010 el reloj marcaba las 12 menos seis minutos.

El llamado Doomsday Clock, el reloj del apocalipsis, fue creado en 1947 por científicos del Proyecto Manhattan, que ideó las bombas atómicas de EEUU. Querían alertar del peligro de un desastre atómico irreversible y para ello ilustraron la portada de su revista con un reloj marcando las 12 menos siete. Desde entonces el minutero se ha movido 20 veces alcanzando su momento más crítico, dos minutos para las 12, en 1953 y el más relajado en 1991, cuando la caída de la URSS se llevó la aguja a 17 minutos antes de las 12.

El adelanto de ayer se basa en "la falta de decisión en asuntos claves como la seguridad de las centrales y las armas nucleares ", explicó ayer un portavoz de la organización. Los científicos resaltaron que el accidente en la central japonesa de Fukushima pone de manifiesto la necesidad de mejorar "la seguridad y la supervisión" de las plantas. También lamentaron la falta de avance en los tratados para reducir el arsenal atómico actual, con unas 19.500 armas. La falta de acuerdo internacional contra el cambio climático es otra de las razones por las que el fin del mundo está más cerca, según los expertos, que, sin embargo, se sienten "alentados" por la Primavera Árabe, las "ocupaciones" en EEUU y otros países y las recientes protestas en Rusia como signo de que "el poder del pueblo es esencial" para solucionar los problemas que amenazan el mundo.

domingo

Encarnado

óleo s/lienzo (60 x 73)

Buscando algo


Sigo buscando algo bonito,
cómo quisiera encontrar
algo que te calme
algo que te alivie
algo que sonrías
algo que haga brotar
el manantial
detenido
en la broza.

Sigo buscando algo bonito
que te encandile
que te reconcilie
que te aligere.

Buscando
el regocijo
que el mundo ha perdido.

Pero sigue aquí,
escucha:

Gime lamentos

Araña en las grutas

Tortuoso se mueve

Busca la luz,
busca algo bonito
para darse
para darnos.


.

miércoles

¿A dónde va el hombre?

        “¿De qué manera deberían entonces actuar los que, siendo jóvenes o mayores, se hayan dado cuenta de la nueva estructura de conciencia para que así se logre superar la crisis actual? Lo más importante es que sepan cómo y dónde actuar con respecto a las estructuras anteriores, la mágica, la mítica y la mental. Como la estructura mágica implica unidad con la naturaleza, han de saber hasta qué punto uno puede seguir e implicarse en el desarrollo natural de los hechos; no puede hacerse sin medida. En el caso de la conciencia mítica, se trata del desarrollo psíquico de las imágenes. Han de saber hasta qué punto uno puede dejarse llevar y guiar por ellas. Gracias a nuestra naturaleza racional somos capaces de encauzar el curso natural de los fenómenos psíquicos, de los impulsos y sensaciones. No se trata de reprimirlos indiscriminadamente sino de ordenarlos. De esta manera se van integrando las anteriores estructuras de conciencia, éstas se trascienden, se vuelven transparentes y dejan de ser opresoras. Cuando sucede esto, el camino a la nueva conciencia queda abierto.

            Esto que puede tener lugar a nivel individual debe darse también a nivel de pueblos y naciones. En Europa este proceso ha llegado a un punto en que el hombre está maduro para la conciencia integral. Esto mismo se puede decir de los pueblos de otros continentes en la medida en que  han asimilado la cultura europea. 

Sin embargo no se puede afirmar lo mismo de los pueblos que pertenecen a otras culturas. Pero esto no quiere decir que estén retrasados. Significa sólo que estos pueblos no se encuentran sumidos en una crisis tan profunda como los occidentales. No cabe duda que los pueblos del Lejano Oriente no se ven aún tan agobiados por el peso de una etapa racional en estado deficiente como lo están los pueblos de Europa. En Asia el hombre todavía vive conectado de alguna manera a la conciencia mágica y mítica, aunque en distinta medida según los casos. Ciertamente, en este punto, existen grandes diferencias según a qué clases sociales se pertenezca, especialmente en India. Japón es un caso aparte, pero a pesar de esto y bajo una apariencia contraria en la superficie, todavía sigue viva mucha más religiosidad popular de lo que uno quizás sospeche al contemplar el alto grado de desarrollo técnico, que nada tiene que envidiar a la técnica europea. A nivel de conciencia, a pesar de toda la técnica el elemento racional no ha llegado a crear aún el agobio que está causando en Occidente.

De ahí que el Lejano Oriente pueda realmente prestar una ayuda valiosa a los pueblos occidentales que buscan un camino para superar el pensamiento racional extremo y unilateral. Esto explica el hecho de que los métodos de meditación orientales encuentren hoy día tan buena acogida en Occidente. La humanidad tiene que llegar a la unidad, pero no a una unidad impuesta por la fuerza sino a una unidad tal que permita a cada cual desarrollarse libremente según su propia manera de ser. El intercambio a nivel de meditación puede contribuir a lograr esto.

La plena integración de la cuarta dimensión en la medida que le corresponde a la nueva conciencia no es posible más que donde hay alguien que esté maduro para ello. Esta madurez ofrece los siguientes rasgos: “El que ante dificultades, tensiones, luchas, desgracias, ha llegado a ser capaz de no culpar sólo a los demás y al mundo o a las circunstancias o casualidades sino que es capaz de buscar toda la razón o culpa ante todo en sí mismo, este seguramente también será capaz de comprender en profundidad el mundo entero y todas sus estructuras” 

¿A dónde va el hombre? de HUGO-M. ENOMIYA-LASSALLE  (escrito y editado en 1981)