Venid hasta el borde.
No, que caeremos.
Venid hasta el borde.
No, que caeremos.
Se acercaron al borde.
Los empujó, y volaron.

Guillaume Apollinaire

domingo

No para de llover


 
No para de llover
 
Se acercan nubes
y más nubes
todas oscuras
todas grises
 
No para de llover
 
Ellas nos observan:
se empapan de
nuestros malos humos
nuestra negrura
 
No para de llover
 
Nuestras asfixiadas lágrimas
se hacen gigantes
y alcanzan las nubes,
ellas las acogen 
 
No para de llover
 
 
 
Acuarela (33 x 23 cm)