Venid hasta el borde.
No, que caeremos.
Venid hasta el borde.
No, que caeremos.
Se acercaron al borde.
Los empujó, y volaron.

Guillaume Apollinaire

domingo

Monólogo 2ª parte

2ª parte

Qué raro Andrés, desde aquella noche no he vuelto a verlo ni a saber nada de él. Fue una buena noche, hacía tiempo que no disfrutaba tanto en la cama. Bueno, ha pasado poco más de un mes sólo. ¡Qué bien me sentó! Me puso las pilas para… quince días por lo menos. A lo mejor la fórmula es ésa. Cada quince días me doy una vueltecita por la jungla. No, Andrés es un amigo de siempre, no me voy a lanzar a la caza de desconocidos. Soy una novata, me descubrirían en seguida y me despedazarían. Bueno, es otra forma de conseguir algo,… ¡pero qué sandeces estoy diciendo! … No llego a estar tan desesperada ¿no? No. Repetir con Andrés, podría ser. No estaría mal, pero sería como un parche. Follar está bien, con alguien diferente a Alfonso mucho mejor. Con Alfonso es como fichar a las ocho de la mañana, que no quieres estar allí pero la vida te obliga, luego no es tan terrible, sólo es aburrido, pesado. Ya no me pone ni su mirada, ni sus manos, da igual donde toquen, ni sus palabras que tanto me seducían hace ya,… pero ¡es que me sigue diciendo lo mismo! Y ya no hay quien se lo crea. Lo que no sé es cómo tiene ánimo para seguir intentándolo una y otra vez, lo debe tener como un deber. Me sigue ‘galanteando’ después de nueve años como si lleváramos cuatro meses, SIEMPRE delante de la gente –para hacer teatro es necesario público- luego, en casa a solas, cuesta más seguir con la pantomima. Qué pena siento. Creo que hasta hace poco estaba entre rabiosa, cabreada pero con un punto de pseudo esperanza porque creía o me empeñaba en creer que todavía podía ‘reverdecer’ esta historia ¡qué empecinamiento el mío! Si esta historia nunca echó raíces, hemos vivido la historia que quisimos inventarnos para vivir… fácil.

Siempre he sabido lo que había en mi fondo pero nunca me he querido hacer caso, si mi hermana me lo insinuaba no lo soportaba, la detestaba a ella, porque me obligaba a enfrentarme a algo demasiado duro. Era más cómodo y según parece sigue siéndolo, continuar como si tal cosa, una buena pareja como tantas otras. Yo diría que somos patéticos.

La gente no hablamos de verdad, porque la disfrazamos tanto que confundimos verdad con disfraz, y es muy jodido averiguar qué hay detrás del disfraz… así que ni lo intentamos, muchas veces porque no es conveniente a los intereses que nos dictan o nos dictamos: tener éxito, o poder, una vida cómoda, de diseño,… todo como…sin darnos cuenta.

Bueno, supongo que somos pobre gente que intentamos sobrevivir, cada cual como puede y sabe, en este jeroglífico imposible de descifrar, intentamos aliviarnos y nos extraviamos aún más. No sé, creo que no encaramos lo que de verdad importa, que no es fácil saberlo, creo, sólo parece haber pistas. Como es tan difícil tomamos atajos (nos creemos tan listos) y creyendo que aventajamos nos hacemos trampa a nosotros mismos y aquí debe ser donde nos perdemos. Dejamos en el fondo más hondo y mejor tapado el miedo al dolor, el miedo a fracasar, el miedo a equivocarnos, el miedo a vernos mediocres y se rían de nosotros, el miedo a los demás, miedo a perder la juventud, la belleza y las ganas, miedo a renunciar a los sueños y miedo a soñar también, miedo al aburrimiento y el miedo a quedarnos solos. …Estos miedos nos persiguen y nos muerden, nos ponen de muy mala leche… supongo que deberíamos darnos la vuelta y encararnos: ¿joder, por qué me persigues y me muerdes?…casi nada… Nos acojona tanto este fondo que no lo soportamos, invertimos todas nuestras energías en taparlo bien y que no se nos note que ocultamos algo que nos muerde una y otra vez. Así que intentando dar esquinazo a nuestras hienas internas nos precipitamos a construir la mejor fachada en esta sociedad cómoda y opulenta que hemos creado...para 'protegernos'... pero al poco descubrimos que no respiramos bien, que todo nos cansa, que esta vida nos estresa, que el médico nos receta Trankimazín,… es la fachada que hemos invertido tanto en construir y ahora es un muro que nos aprisiona.

Estoy muy cansada, necesito respirar. Creo que voy a salir a tomar un poco el aire. FIN

Monólogo 1ª parte

Ayer encontré este monólogo que escribí hace siete u ocho años, es curioso en qué ambiente situé a esta mujer, visto a día de hoy.

Monólogo


(Mujer treintañera, desesperada)

- Quiero irme a la mierda…quiero desaparecer…,¡desaparecer! Ni rastro de mí. No quiero saber nada de nadie. ¿Por qué no caerá una bomba enorme y rápida?… A tomar viento. ¿Pero qué estoy diciendo? …Qué cansancio de vida. Cuánta gente hay con desgracias peores que las mías y ahí los tienes, sonriendo y de verdad… Pero si yo desgracias no tengo, sólo soy una gran desgraciada… No debería quejarme… Pero si yo me quejo de haber nacido así de imbécil, tanto que ha hecho quedarme desgraciada en grado sumo.

Una ya no puede ni desahogarse sin sentimiento de culpa, ni con nadie, luego te enteras que van diciendo por ahí que eres una quejita, que canso… no sé… cuando toca fiesta soy la que más brinca y se contonea…y la verdad es que me lo paso pipa. Pero esto también está mal visto. Debo ser una exagerada, no tengo término medio. ¡Ah! Pero ya he aprendido, por muy jodida que esté: sonrisa estupenda y en cuanto vea a alguien algo depre, yo: “oh, muy bien pero no sé qué me da contarte, no te veo en tu mejor momento eh?” Esto parece que funciona, debe subir la moral o algo así. Y cuando toque la mucha marcha, yo discreta, sin perder sonrisa pero tampoco los estribos, me muevo un poco, ladeándome hacia un lado y hacia el otro, y sobre todo observo a los otros para verlos o desfasados o apagados, yo en mi sitio, fantástica, ideal, lo que se dice una mujer equilibrada, (por lo bajo) - ¡sí, equilibrios en la cuerda floja!

(Evocando) Qué lejos quedan los días en que todavía todo estaba por pasar, cuántos libros devoraba, qué curiosidad, qué inquietud, cómo los disfrutaba, … y mis lienzos, mis pinturas, los colores, las horas a solas con mis mundos,…esa era yo… ¿y ahora qué coño soy?

Me voy a tranquilizar, si alguien me escuchara diría que parezco estar al borde de un ataque de nervios típico de mujeres neuróticas, insatisfechas y frustradas. Pero si es lo que soy, una insatisfecha y una frustrada. Lo de neurótica, creo que es la primera vez que lo digo, no sé, lo habré oído decir en algún programa de esos de la televisión, que digo aborrecer y es verdad, pero a veces no queda más remedio que dejarse atontar… O fue el otro día, cuando hablé con el psicólogo vecino de mi hermana… Ese hombre parece una buena persona. Dice que ayudan a la gente a hacer conscientes sus complicaciones, a saber ver sus conflictos para que así puedan enfrentarse mejor a ellos, porque parece ser que la mayoría de la gente que va a sus gabinetes, sólo sabe que sufre… Ya, y cuando va un paciente…, paciente o cliente ¿cómo los llamarán?, bueno lo mismo da, les sacan el dinero de igual forma… Aunque yo creo que este hombre vale mucho, muchísimo (es una pena que esté casado),… poco le conté pero él me hizo una radiografía casi completa de mi vida y cómo he llegado aquí. Sí supongo que hay personas capaces de captar los sentimientos y enredos de las personas incluso los que se ocultan a ellas mismas. Si, por algo estarán.

Ya han pasado doce años perdiéndome poco a poco, sin darme cuenta… De tierra adentro del Caribe creí haber encontrado al hombre más maravilloso del mundo, mi fornido hombre de la selva para toda la vida,… pero sólo se quedó… en mi hombrecito que ya tiene once años y acaba de descubrir que en vez de encantar serpientes como su padre, es hipnotizador de gallinas, oye y ¡que las deja clavadas!

Cuánto tardé en aceptar que mi vida estaba aquí y la suya allí con sus boas, sus monos aulladores, sus colibríes y los pesados de los moquitos,… Pero bueno, mucho mejor así, lo que hubiera sufrido yo al matarme al marido una asquerosa e insensible boa y quedarme viuda y con un niño de cinco años en un país tan lejano en medio de la selva. Mucho mejor así. Aquí pude acabar de estudiar (que de poco me ha servido). La verdad es que en casa de mis padres vivía divinamente, debo reconocer que ellos han criado a Carlitos, y yo podía pintar después de la agencia, que al principio iba sólo por las mañanas. Qué a punto estuve de exponer, pero ¡esta congénita imbecilidad mía!... entonces quien apareció fue el fabuloso e inigualable Alfonso, qué ‘suertuda’ me creía yo entonces. Él era todo lo que yo deseaba. Había estudiado Bellas Artes, había ganado tres concursos consecutivos, estaba imparable, directo a la gloria. Tenía unas ideas geniales, todo el mundo lo decía y yo me lo creía: “se olvida de la forma pero aparece desdibujada, como en otra dimensión, es único, sólo él lo consigue,…” La gente parecía creer que estaba surgiendo un segundo Velázquez o el Picasso de principios del XXI. Y yo mientras tanto embobada de tanto mirarle, me olvidaba de mis lienzos, de mi exposición, y claro, no llegué a tiempo con todo el encargo, así que otra vez a la mierda. A mi idolatrado Alfonso no pareció importarle mucho, “nena, mi amor, no llores más, no sabe lo que se pierde esa engreída” me decía, y yo, gran ingenua, le sonreía cada vez más embobada, y así, iba alejándome de mí misma. Él sí que se las ingenió para exponer primero en Madrid, luego Sevilla, Barcelona, más tarde le llamaron de Tolousse, Londres, New York. A Madrid, Sevilla y Barcelona sí fui yo toda de negro, muy de artista de vanguardia (entonces), igual que él. La verdad es que en aquella época estaba que se pasaba, a veces con sólo mirarme me cosquilleaba entera sin remedio… Pero ahí se quedaba y se quedó todo. A Tolousse yo ya no fui y por supuesto, tampoco a Londres, ni a Nueva York. Y lo del cosquilleo por todo el cuerpo que tan encendida me dejaba la imaginación, y no sólo la imaginación, más tarde él mismo se encargaba de apagarme tan deprisa que en este correr me dejaba ojoplática la noche entera.

Estaba tan ciega entonces, y no de puro enamorada si no extasiada por la fachada del medio hombre ese, claro que era un escaparate muy bien montado, engañaba mucho, pero por dentro no podía ofrecer nada, porque la verdad es que Alfonso sólo perseguía su propio éxito, el sentirse adulado por todo el que le rodeaba, pero por dentro estaba hueco y sigue igual, no igual no, ahora tiene el hueco lleno de amargura.

Entonces no quería o no podía verlo, hubiera tenido que admitir que en el fondo tenía una relación de escaparate también, falsa. Y para quedarme tranquila me decía a mí misma: “…el amor verdadero…¿qué es eso? cosas de místicos, lo más parecido que tienes es este hombre encantador, nuestra casa último diseño, una posición holgada que dice mi madre, qué más quiero, esto o sola con niño” y ¡oh terror! Esto último era como el castigo eterno, y yo que me creía tan modernísima y liberadísima, seguía las pautas más rancias de la sociedad más aburguesada que ahora tanto detesto pero que quizás todavía estoy enganchada a ellas. Por qué sigo si no con Alfonso cuando la nuestra es una relación donde no se siente más que aburrimiento. Supongo que es lo que llaman apego, sí por el tiempo pasado juntos, pero es una trampa ¿Por qué no soy más valiente?

A veces tengo miedo de quedarme como abandonada, mayor y sola.

Alfonso, seguro que tiene sus aventuras por ahí, yo ya no le sirvo para halagar su vanidad, pero sé que nunca me dejará porque sé que nunca se dejará pillar del todo. Él prefiere “controlar”. Él dice que “hay que saber controlar muy bien las emociones para no perderse”, y qué orgulloso se siente por ello. Sí, lo ha conseguido, tiene las emociones y los sentimientos plastificados, todavía sin abrir ni probarlos, él no se perderá no, lo que está perdiendo es el vivir. No soportaría sentirse vulnerable. Es muy cobarde. Yo también, de diferente manera pero también. Al final quien acabe con esta farsa seré yo.

Estoy muy cansada.

Buscando símbolos de amor




Algo bonito,...
Quiero darte algo bonito...
Busco..., busco y busco...

sigo buscando para ti...
(me duele la cabeza)
y no encuentro algo bonito
para darte.


"Solo podemos dar el amor, del cual todas la otras cosas son símbolos" J.L. Borges

...que es el mismo y es otro...

Arte Poética

" Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua.

Sentir que la vigilia es otro sueño
que sueña no soñar y que la muerte
que teme nuestra carne es esa muerte
de cada noche, que se llama sueño.

Ver en el día o en el año un símbolo
de los días del hombre y de sus años,
convertir el ultraje de los años
en una música, un rumor y un símbolo,

ver en la muerte el sueño, en el ocaso
un triste oro, tal es la poesía
que es inmortal y pobre. La poesía
vuelve como la aurora y el ocaso.

A veces en las tardes una cara
nos mira desde el fondo de un espejo;
el arte debe ser como ese espejo
que nos revela nuestra propia cara.

Cuentan que Ulises, harto de prodigios,
lloró de amor al divisar su Itaca
verde y humilde. El arte es esa Itaca
de verde eternidad, no de prodigios.

También es como el río interminable
que pasa y queda y es cristal de un mismo
Heráclito inconstante, que es el mismo
y es otro, como el río interminable. "

Jorge Luis Borges

¿Qué sería del mundo si fuéramos humanos?

Vengo de la noche,
ahí fuera casi todo es vanidad,
casi todo es falso,
(algo se salvará, estará escondido)

¿Por qué nos engañamos?
¿Por qué nos dejamos engañar?
¿Por qué entramos en un juego que no es divertido?

Cuánta soledad,
cuánto miedo,
cuánta ignorancia,
todo oculto y disfrazado

¿lo verdadero está escondido?

¿lo verdadero es la soledad, el miedo, la ignorancia?

hay algo más y también está oculto.

¿Lo que importa lo escondemos?


"El mundo es de quien no siente. La condición esencial para ser un hombre práctico es la ausencia de sensibilidad. La cualidad principal en la práctica de la vida es aquella cualidad que conduce a la acción, esto es, la voluntad. Ahora bien, hay dos cosas que estorban a la acción –la sensibilidad y el pensamiento analítico, que no es, a fin de cuentas, otra cosa que el pensamiento con sensibilidad. Toda acción es, por naturaleza, la proyección de la personalidad sobre el mundo exterior, y como el mundo exterior está en buena y en su principal parte compuesto por seres humanos, se deduce que esa proyección de la personalidad consiste esencialmente en atravesarnos en el camino ajeno, en estorbar, herir o destrozar a los demás, según nuestra manera de actuar. Para actuar es necesario, por tanto, que no nos figuremos con facilidad las personalidades ajenas, sus penas y alegrías. Quien simpatiza, se detiene. El hombre de acción considera el mundo exterior como compuesto exclusivamente de materia inerte –inerte en sí misma, como una piedra sobre la que se pasa o a la que se aparta del camino; o inerte como un ser humano que, por no poder oponerle resistencia, tanto da que sea hombre o piedra, pues, como a la piedra, o se le apartó o se le pasó por encima. El máximo ejemplo de hombre práctico, por reunir la extrema concentración de la acción junto con su importancia extrema, es la del estratega. Toda la vida es guerra, y la batalla es, pues, la síntesis de la vida. Ahora bien, el estratega es un hombre que juega con vidas como el jugador de ajedrez juega con las piezas del juego. ¿Qué sería del estratega si pensara que cada lance de su juego lleva la noche a mil hogares y el dolor a tres mil corazones? ¿Qué sería del mundo si fuéramos humanos? Si el hombre sintiera de verdad, no habría civilización. El arte sirve de fuga hacia la sensibilidad que la acción tuvo que olvidar".
Fragmento del ‘Libro del desasosiego’ de Fernando Pessoa

viernes

La piedra... me gusta porque no siente


El misterio de las cosas

" IV
El misterio de las cosas, Dónde está?
Si apareciese, al menos,
para mostrarnos que es misterio
qué sabe de esto el río, qué sabe el árbol?
Y yo, que no soy más, qué se yo?
Siempre que veo las cosas
y pienso en lo que los hombres piensan de ellas,
río con el fresco sonido del río sobre la piedra.

El único sentido de las cosas
es no tener sentido oculto.
Más raro que todas las rarezas,
más que los sueños de los poetas
y los pensamientos de los filósofos,
es que las cosas sean realmente lo que parecen ser
y que no haya nada que comprender.

Sí, eso es lo único que aprendieron solos mis sentidos:
las cosas no tienen significación, tienen existencia.
las cosas son el único sentido oculto de las cosas.

IX
Todos los dias descubro
la espantosa realidad de las cosas:
cada cosa es lo que es.
Que difícil es decir esto y decir
cuanto me alegra y me basta.
Para ser completo existir es suficiente.

He escrito muchos poemas.
Claro, he de escribir otros más.
cada poema mío dice lo mismo,
cada poema mío es diferente,
cada cosa es una manera distinta de decir lo mismo.

A veces miro un piedra.
no pienso que ella siente,
no me empeño en llamarla hermana.
Me gusta por ser piedra,
me gusta porque no siente,
me gusta porque no tiene parentesco conmigo.

Otras veces oigo pasar el viento:
Vale la pena haber nacido "


Fernando Pessoa

¿Qué está pasando?

-Aparente quietud... difícil visión... escapar... refugio... mirar a qué ojos ...volar... por favor...por favor... -Es así, no hay más. Mira las cumbres y el barranco que las separa, es hermoso. -Si, mucho, no puedo dejar de mirar.

jueves

Inmóvil

El Dios abandona a Antonio

" Cuando de pronto se oiga, a medianoche
a un invisible tíaso pasar
con músicas fantásticas, con voces-
tu suerte que declina, tus hazañas
que no fueron cumplidas, tus proyectos
que fueron todo errores, no los llores para nada.
Como dispuesto de hace tiempo ya, valiente,
dile por fin adiós a Alejandría que se marcha,
y sobre todo no te engañes y no vayas
a decir que fue un sueño, que se confundió tu oído.
No confíes en tales esperanzas vanas.
Como dispuesto de hace tiempo ya, valiente,
como te cuadra a ti, que tal ciudad te mereciste,
quédate inmóvil junto a la ventana
y escucha conmovido, pero no
medroso y suplicante como los cobardes,
como un placer postrero los sonidos,
los raros instrumentos del tíaso sagrado
y di por fin adiós a Alejandría que se marcha. "


Constantin Cavafis

martes

Buscando el calor en el frío

Enero, hace frío, esta mañana el agua estaba helada.

Luz en lo oscuro


El universo está casi vacío. En la materia es casi todo incorpóreo. Los físicos nos dicen que el universo está compuesto de: 72% energía oscura, 23% materia oscura y 5% materia ordinaria. La energía oscura y la materia oscura no se sabe lo que es.

lunes

Lo siento

Algo me agarra algunos días
y me deja aturdida,
sin fuerzas, como a la deriva.

No sé si abandonarme
y esperar que pase, como las tormentas,
o debo seguir, sin nada
en la nada, a pesar de todo.

La nada y el todo
se apoderan de mi entendimiento
y me quedo varada,
como las ballenas.

¿Vendrá un maorí a mi lado?

sábado

Eduardo Alvarado expone

Exposición de pintura de Eduardo Alvarado
Del 14 de Enero al 12 de Febrero
'Manos para qué os quiero' C/Calvo Sotelo, 52 - Logroño

La pintura de Eduardo hace detenerte, mirarla,... ahí aparece algo como detenido en el tiempo, en calma y en un equilibrio inquietante, como a punto de desmoronarse, pero no, ahí sigue, nos hace exclamar un "...ahhh...", luego empiezas a adentrarte y algo te hace respirar mejor, sientes más aliento pero en seguida empieza a envolverte un halo misterioso que lo mismo puede arrastrarte a la plenitud, a la completud, como al abismo de lo desconocido, de lo oscuro o demasiado claro, muy lejano pero que está ahí, delante de ti. Es transitar hacia dentro de lo vivo.


Más allá de los sentidos, sentir, presentir ...

"... La ciencia nos ha enseñado que la mayor parte del cosmos resulta imperceptible para los reducidos anchos de banda de energía de los que disponen nuestros sentidos. Por lo tanto, les corresponde a nuestras mentes y a nuestros corazones revelar su verdadera naturaleza. Este es uno de los cometidos más importantes de un ser humano.

Se nos da un corto periodo de vida y un conocimiento individualizado y limitado con el que tenemos que abarcar el mundo entero. Hay tres grandes reservas de la humanidad que debemos superar: lo No nacido, lo Vivo y lo Muerto. De estas tres reservas, la primera y la última son eternas y solo la segunda, lo Vivo, nuestra época, es finita. Esa es la razón por la cual el tiempo que pasamos juntos es tan valioso. Cualquiera que haya nacido en este mundo ha sufrido pérdidas y ha experimentado dolor, así como júbilo y éxtasis, pero la naturaleza de estas sensaciones y emociones, al igual que otras muchas, cambia a lo largo de toda una vida. Este continuo proceso de cambio y transformación es el que permite el crecimiento interior de un ser humano. Es la razón por la cual a veces necesitamos "cambiar nuestras ideas". También es la razón por la cual la fotografía nunca puede detener el tiempo y por la cual todas las grandes obras de arte poseen su propiedad más misteriosa, la capacidad de seguir siendo unas percepciones frescas y nuevas a pesar de que hayan pasado decenas, cientos o miles de años desde que se realizaron.

A lo largo de la historia, la mayoría de las creaciones de la humanidad, lo que en la época moderna denominamos "Arte", se han hecho por motivos intangibles o espirituales, es decir, un diálogo con las inefables fuerzas que no están limitadas por el tiempo y el espacio. Ananda Coomaraswamy, el gran historiador del arte y filósofo del siglo XX, afirmó: "Todo el arte representa cosas invisibles". William Blake nos enseñó cómo podíamos descubrir "la eternidad en un grano de arena y la infinidad en una hora". Edvard Munch, el artista de finales del siglo XIX que pintó El grito, reconoció inteligentemente que "la cámara nunca superará al pincel mientras no se pueda llevar al Cielo y al Infierno".


Bill Viola, en el reportaje de hoy en EL PAÍS, http://www.elpais.com/articulo/portada/busca/alma/tecnologia/elpepuculbab/20110122elpbabpor_17/Tes

miércoles

Algo impresionante


Ojalá tu vida sea una vida feliz, porque así tú lo deseas, lo crees y lo hagas a pesar de encontrar mil argumentos que te inviten a pensar lo contrario para dejar de intentarlo. Se nos ha dado un tiempo y un cuerpo humano (que es algo impresionante) y estamos aquí.

No te des por vencido.


martes

Árboles desnudos, se acercan

Los pensamientos no pueden reconocer lo profundo que es algo bello. El amor o la compasión no vienen a través de los pensamientos, vienen de una dimensión más profunda y quien no tiene abierto el acceso a esa dimensión nunca experimenta la belleza, amor, compasión o una alegría más profunda del ser.

Mediante el pensamiento reducimos a las personas y a nosotros mismos con los juicios, los conceptos, las interpretaciones, tener una posición mental nos parece seguro. Pero cuando no nos sentimos juzgados encontramos una dimensión mayor, más cómoda, nos sentimos liberados y podemos crecer, vivir.

lunes

Que no me falte el aire

A través del aire
vienes cada noche
me acaricias,
me calmas,
me duermes
y te vas.

A través del aire
te encuentro cada mañana
al salir a la calle,
te digo ‘Buenos días’
y tú me sonríes.

A través del aire
me das la fuerza
para que me hinche
de calor, de sonrisas, de querer
y me contagie de ti.

A través del aire
hay días en que me enseñas
lo que el corazón
puede llegar a latir. Me abrazas,
yo siento tu aliento
y tú mi sentir.

A través del aire
me dejo mecer a tu compás
me dejo llevar por ti,
ya vengas en forma de brisa,
ya en forma huracanado.

A través del aire,
…a través del aire,
me zarandeas, me desnudas,
me vas formando a tu gusto,
para ti.

El aire que respiro me va llevando.

domingo

El sentido de la vista, el sentido de la vida, sentir


Alguien tuvo una idea en medio de la guerra en 1859 (Batalla de Solferino), al norte de Italia donde se enfrentaban el ejército austríaco, francés y piamontés: trasladar a los heridos a otro lugar fuera de peligro, pero había que atravesar el campo de batalla. Alguien fuerte, con convicción y verdadero interés por salvar a los heridos, se le ocurrió una cruz de sangre en una sábana blanca, confiaba en que los bandos enfrentados, cristianos, respetarían el símbolo y se arriesgaron… pasar a través de la línea de fuego, a un lado y otro soldados armados en situación de guerra. Y sí fueron respetados, la atravesaron. Así parece que nació la Cruz Roja Internacional. (Ese alguien fue Henri Dunant, 1828-1909, suizo)

La Vida dio paso a esa idea, a esa aventura, a esa función, había ya cierto grado de madurez entre la mayoría de aquellos hombres, cierto grado de compasión y alguien se arriesgó a comprobarlo con mucho coraje, él no lo sabía, sólo podía intuirlo.

Debemos seguir lo que internamente nos guía, si es verdad, si es auténtico la Vida nos dará paso, si es equivocado (o adelantado en el tiempo u otras razones desconocidas) la Vida no podrá darnos paso, puede que caigamos, da igual, lo hemos intentado sinceramente y quizá sea válido para seguir por otro camino, seguir intentándolo, seguir viviendo, hasta que se acabe nuestro tiempo de vida, pero sin dejar de sentir correr la sabia por las venas.

“Si la creación tuvo un objetivo, éste está oculto y sólo puede ser descubierto por ciertos signos intangibles, nunca por la evidencia de lo que sucede.” ...
“El hecho de encontrar hermosos un cristal o una amapola significa que estamos insertos en la existencia mucho más profundamente de lo que el curso de una sola vida nos llevaría a creer”
'El sentido de la vista' John Berger

martes

Espero que haya alguien...

Para que no estén solas al morir


"En su libro, pleno de historias sensacionales como la de William Scoresby, que mató 533 ballenas y escribía el diario de a bordo en verso, o la de la tripulación integrada solo por marineros negros, Hoare resalta la paradoja de la ballena: "Son los seres más grandes del planeta y el 95% de la gente nunca ha visto una. Y cuando las ves, no las entiendes. Su aspecto escapa de entrada a nuestra comprensión. Ves trozos, una aleta, un chapuzón, y has de componer el rompecabezas gigante de su verdadera forma".

Para Hoare, la relación con la ballena "es la más extraña que ha tenido el hombre con la naturaleza". Dice que sentimos hacia ella, el cetáceo, una atávica sensación de culpa colectiva y a la vez terror, y admiración, y ternura. Son el mal y la inocencia. Los antiguos inventaron prodigios acerca de ellas pero la realidad es mucho más asombrosa: "El telescopio Hubble, allá arriba, funciona porque está lubricado con grasa de ballena que no se congela, los cachalotes tienen pensamiento abstracto, autoconciencia y luminiscencia para iluminar su reino a 500 metros de profundidad; hoy se cree que hay ballenas que pueden llegar a vivir 300 años...". Así que Moby Dick podría estar viva y lucir como ornamentos los arpones de Ahab. Nos quedamos pensando en ello: "Son maravillosas. ¿Sabes que los maoríes se acuestan a su lado cuando las encuentran varadas en la playa para que no estén solas al morir?".


Del reportaje de hoy en El País "Las ballenas nadan en mi cabeza" Philip Hoare... Más en http://www.elpais.com/articulo/cultura/ballenas/nadan/cabeza/elpepicul/20110111elpepicul_5/Tes